Introducción

VILLARROYA, la villa roya o rojiza por el color dominante del terreno, al pie de la Sierra de la Virgen del sistema Ibérico, es una población aragonesa perteneciente a la antigua Comunidad de Calatayud y actual comarca del mismo nombre, al Oeste de la provincia de Zaragoza, distando 90 km. de la capital.

Cuenta en la actualidad con unos 550 habitantes, distribuyéndose el caserío en suave declive orientado al Sur hacia el río Ribota, atravesada en su parte baja por la Cra. Nacional 234.

El término municipal ofrece la rica variedad de contrastes propios del clima mediterráneo-continental, de fríos inviernos con abundantes días soleados, y veranos calurosos de noches frescas y estrelladas, yendo su paisaje desde la frondosa vega del Ribota hasta los poblados pinares y carrascales de la Sierra de la Virgen, con altitudes que oscilan entre los 700m y 1.420m, encontrándose la mayoría de la tierra de cultivo en producción.

Pero esta imagen dista de la de tiempos remotos en los que cabría imaginar un terreno totalmente cubierto por espesa vegetación, con aprovechamiento, si cabe, de las mejores tierras de cultivo junto a las riberas de ríos y hondonadas en las que se dejarían oír los rebaños de los antiguos pobladores.